Los mejores juegos de mesa para jugar online con tu familia

Pues sí , ¿quién lo iba a decir ? todos caemos en algo por ver felices a nuestros hijos y qué mejor que jugar con ellos online a juegos que tanto le apasionan como el parchís o el juego de cartas uno de toda la vida .

Hoy vino mi hijo del colegio y me dijo papá papá ¿ echamos unas partidas? y cómo es bastante tramposo no podemos jugar en vivo , sino online con las reglas para que no oculte cartas y no haga trampas, nos pasamos muchísimas horas juegando en los juegos de mesa de Fr9 y eso me hace feliz a mi como padre.

Luego está la mamá que es una viciada del bingo, sobretodo porque es totalmente gratis el bingo al que juega de fr9 donde le dan fichas diarias y la vemos ahí´todos los días jugando y chateando con sus amigas.

¿Qué el niño está distraído? pues ella también suele decir lo mismo, yo me distraigo FR9 y que no me lo quiten porque es una comunidad increíble donde aparte de jugar y divertirte haces muchísimos amigos… y qué más decir jejeje, hay algunos que incluso se dedican a ligar en vez de jugar ¿ lo dudas? está lleno de putiferio la web.

Total que empiezas una partida que si bingo, parchis, dominó, damas y no paras ! es un vicio ….. y la familia al completo jugamos a casi todos los juegos de la web y como profesional que soy del sector de entretenimiento veo que la web en la que jugamos cada día está muy currada dado que actualizan la web con juegos nuevos cada x meses y cuidan a su gente con fichas gratis como en Halloween, Navidad y en otros momentos o incluso premios

Llevo jugando desde el año 2010 dado que es una web que nació hace tiempo y se consolidó como una de las webs referentes de juegos de mesa clásicos.

¿No sabes las reglas de los juegos? hay tutoriales para aprender uno u otros juegos de la comunidad, así que no te preocupes.

¿Es adictivo?

Ni te imaginas, si entras y juegas no pararás, así que STOP si quieres divertirte a más no poder jejeje

¿Te apuntas? Mi nick en fr9 es «Mikros mars»

Cuando esté conectado podrás jugar conmigo y si te lo curras quizás hasta me ganes pero lo dudo mucho jejeje

Un abrazo a todos ! 😉

Cómo cambian las redacciones digitales

Es un error común en los cambios de época, medir lo nuevo o tratar de dominar lo nuevo con las herramientas que se tienen a mano que, por supuesto, ya están viejas. Remontémonos diez años atrás, cuando se estaban formando las primeras redacciones digitales. El modelo a seguir era el de las redacciones «de papel». Así se formaron redacciones en línea con habilidades similares a sus primas offline. Por ejemplo, una sala de redacción con 20 integrantes podía dividirse así: 16 periodistas, un «webmaster», dos diseñadores y un programador. Una redacción tradicional sólo cambiaba las cuatro sillas técnicas, repetía esa misma cantidad de periodistas, pero tenía dos diseñadores, un editor de fotografía y un corrector.

Entrando en el 2010, creo que las conformaciones de los nuevos medios digitales tendrían que tener menos periodistas y más especialistas en otros rubros. Por ejemplo, si me tuviese que mover con una plantilla de 20 personas, ya no elegiría a 16 periodistas, sino a 10. Los otros lugares, los repartiría entre programación, video y diseño. En el gráfico de abajo trato de mostrar como era ayer y cómo creo que serán mañana:

La pérdida de lugares de los periodistas ante las otras especialidades (diseño, programación y video) no significa menos periodismo. En el 2010 se supone que ya no debería hacerse como en el 2000, cuando a la redacción online se destinaba a los aprendices de periodismo, sino que habría que optar por el periodista con mayores habilidades (¿puede trabajar en un online alguien que no usa facebook, twitter -o la red social que aparezca mañana- o haya armado su propio video?).

Perogrullada: las redacciones online tienen que tener periodistas capacitados para la web y el resto dedicarse a otro negocio ¿Qué pasaría si nos quedamos sólo con los periodistas? Por lo pronto miles de data entries que pueblan los diarios harían piquetes interminables, dicen en Paper Papers. En la mayoría de los digitales la primera fase fue el reducto ideal del data entry. Las redacciones que comienzan ahora ya corregirán ese defecto. Si tuviese que comenzar una redacción digital de cero, con 10 personas, también sólo el 60% sería periodista.

En los esquemas graficados, eso es un plantel básico para una web que se proponga llegar al millón de usuarios únicos muy rápido y duplicarlo al año. Son cálculos que se han hecho en varios lugares, en los Estados Unidos y en España, Juan Varela, sostiene que el ratio de productividad debería establecerse alrededor de un periodista/50.000 usuarios únicos.

Para que no queden dudas de por qué es necesario menos periodistas (pero mejores) y más «procesadores de información», basta con ver qué se producía hace diez años en las redacciones digitales y qué se produce hoy (en azul), cuando las fuentes de información son similares:

Sin dudas, los periodistas del 2010 pueden hacer muchas más cosas gracias a la colaboración con los otros profesionales de la redacción. Incluso, esta división de colores debería conjugarse en «las sillas» de los periodistas. Ya no basta saber escribir más o menos claro, los nuevos periodistas deben leer más sobre diseño, sobre marketing, sobre redes sociales, sobre tecnología, por la sencilla razón que la mutación es imparable. Y todo eso, luego de leer política y economía.

Para entusiasmar a algunos de los chicos que recién comenzaban a trabajar en una redacción y no solían tener la «suerte» de encontrar una «primicia» o revelar algún suceso, solía decirles: «Las noticias que dan los diarios esconden mejores noticias aún. Mientras los otros periodistas van al cóctel o a la conferencia de prensa, hay que buscar la fuente o el dato que te distinguirá del resto». Ahora, en tiempo en que la noticia vale poco, la diferencia es saber mostrarla.

Los nuevos y mejores periodistas deberían entender enseguida que su texto es secundario si hay una mejor forma de exponer la información. Esos periodistas serán muchos menos, pero son otra especie distinta a los data entry (trabajo para el que fui bochado en el viejo diario La Razón, en uno de mis frustrados intentos por acercarme al periodismo en los ’80). Esos periodistas también van a cobrar mejores salarios. Para los empresarios parecen malas noticias, pero son buenísimas. Van a gastar el mismo dinero o más, pero con resultados diferentes.
Estos cambios en las redacciones, también van a operarse en los grandes monstruos que se resistan a morir. Ya apuestan que con un 10% de la redacción actual se podría fundar un new New York Times, que sea bueno y rentable.

En el 2010, tener un redacción digital con el 90% de periodistas, es como tener una hermosa bicicleta a la que le falta la cadena.

La foto del Teatro Colón que dio vuelta al mundo

La foto la tomó la fotógrafa de la agencia oficial Telam y tiene una doble particularidad. Además de ser una gran postal de la reinauguración del Teatro Colón, es una muestra de cómo la calidad profesional trasciende las rencillas políticas. Aunque Telam le dio poca importancia a la reapertura del mayor teatro del cono sur, la foto hizo de las suyas por sí sola. Aunque hay varias tomas hechas desde el mismo lugar, el espíritu de la foto es el mismo y quedó impresa en varias ediciones alrededor del mundo. Empezando por casa, en el diario Clarín.

Foto de candela para la tapa

Guillermo Cantón es editor de fotografía de LIBRE. Y recién le acaba de mandar a sus contactos este texto sobre la elección de foto esta tapa:
Ayer tuvimos que elegir la foto de Candela para la tapa. No hubo dudas, era esa. No importó que fuese una foto ya vista, casera, pobre en su calidad técnica, era esa. ¿Por qué? Esa foto no deja dudas, es simple y clara, Candela era una nena inocente y hermosa. Hermosa como ninguna mujer e inocente como la nena que era. Y entonces pensamos en otra cosa que nos resulta insoportable, de la que no se habla y hasta nos avergüenza, esa foto de Candela es la imagen de la pureza. Por eso su crimen es más que un atentado a la vida, es un crimen a la promesa de la vida misma. Y eso es intolerable, por eso desborda y conmueve sin límites. Todos sabemos que hay otros crímenes, que hay otros niños desaparecidos, pero la foto de Candela sintetizó ese horror. Hay algunos escépticos que dicen que en poco tiempo nos olvidaremos de su nombre, tapados por otros casos similares. Es probable que nos olvidemos de su nombre, pero no nos vamos a olvidar tan fácil de su foto. No podemos olvidarnos de su pureza, prometamos no olvidarnos de la vida misma.

Orlando Barone: el oficialismo gagá y un debate increíble

Ya habíamos hablado aquí del oficialismo bobo, con José Pablo Feinmann a la cabeza, y también del oficialismo gagá, cuando hace siete meses decíamos que Orlando Barone era uno de sus más fieles representantes.

Hasta ahora, Barone se había convertido en un estandarte del oficialismo, y la carrera del escritor tuvo un empuje fundamental el año pasado cuando se fue de radio Continental a Del Plata, en el momento en que esta emisora pasó a ser propiedad de la empresa Electroingeniería, proveedora de Obra Pública cercana al ministro Julio De Vido. Luego, Barone se convirtió en el líder de la mesa de alcahuetes del programa 678, cuyo título en principio se refería a que eran 6 panelistas, en canal 7, a las 8 de la noche. El programa se hizo tan kirchnerista que perdió la esencia del título, pasó a ocupar el horario central del canal del Estado (va de 21 a 22).

A 678, programa que bien podría ser de culto porque nunca se ha visto algo tan genuflexo, no suelen invitar personalidades que tengan un espíritu crítico. Para entender el grado de chupamedismo de 678, cuando llevan al piso a Artemio López -el encuestador preferido de Kirchner-, parece que fuera un moderado.

Anoche, la producción de 678 cometió el desatino de invitar a Victoria Donda, quien llegó a diputada por el Frente de la Victoria y es una activa militante por los derechos humanos. Barone, en su oficialismo desbocado, quiso echarle en cara a Donda que su agrupación (¿Proyecto Sur? ¿Lanús 0este? ¿Sur..?) hubiese enfrentado a la Presidente. La chica, que ha sido hiperoficialista pero ya se comienza a alejar, le dio al veterano periodista para que tenga y guarde. Obsérvese al resto de los panelistas, al esfuerzo de la conductora por salir del pantano, y al aire que se respiraba en el canal oficial.

Tarjeta personal con un solo dato

No es una idea mía. La robé de algún lado hace mucho. El tipo había hecho una tarjeta personal donde solo figuraba su email, pero remarcaba sus otros datos de su vida virtual: su nombre en Twitter y su blog. Voy a hacer lo mismo en la vida real. Mandaré a imprimir la tarjeta con estos detalles.
Como se ve, un solo dato permite englobar al resto de las cuentas.
Consejo que no todos podrán llevar a cabo a esta altura de la historieta: traten de poner su marca o su nombre en el usuario de Twitter, porque le puede ser de mucha utilidad en el futuro.

Prensa “oficialista”

Hace pocos años, tres nomás, la mayoría de los grandes medios era muy cautelosa en criticar al Gobierno o en publicar temas agrios al oficialismo. A tal punto era la “oficialitis” reinante, que no era necesario que existiera 678, ese programa facho-progresista que embiste contra todos los medios y que pagamos todos los argentinos.

Antes, aunque parezca mentira, eran contados los medios que señalaban la corrupción, los aprietes y trampas del gobierno k. Cinco años atrás, la declaración jurada de los Kirchner también era escandalosa, pero se miraba para otro lado.

¿Cómo funcionaba? Como funcionó esta semana con la revelación de NOTICIAS sobre la doble moral del jefe de Gabinete, que le negó el derecho humano a la identidad a su hija extramatrimonial. Una actitud repugnante en cualquier ser humano y una falta grave para el jefe de ministros del Gobierno que usa de escudo a la lucha por los Derechos Humanos. Esta semana, como hace tres años atrás, volvió a vivirse una especie de omertá entre los medios y el Gobierno. Ni los grandes diarios, los canales abiertos o las radios líderes tocaron el tema. Así era cuando se hablaba hace unos años de Lázaro Báez, Cristóbal López, la corrupción en la obra pública o los bienes de Kirchner. La “corporación mediática” se protegía de los Kirchner. Ahora, tratan de mantener las buenas migas con Aníbal Fernández, única fuente para los analistas de los panoramas dominicales y vocero autorizado de la pareja presidencial. Deberíamos agradecer la lección del caso Aníbal F. porque prueba la hipocresía de los críticos tardíos y por conveniencia.